RUS junto al Torino de Héctor Argiró en su sueño de viajar por el mundo

Héctor Argiró, argentino y cartógrafo de profesión, se encuentra viajando por América del Sur a bordo de un Torino 380. Su objetivo es unir la capital de Tierra del Fuego y Alaska con su vehículo. Recibe la colaboración de la comunidad y de Río Uruguay Seguros que lo acompaña a cumplir «el sueño de su vida». Esta semana Héctor visitó la casa de la familia Toretto (Emblemático lugar de la saga Rápido y Furioso) en Los Ángeles, California.

Desde muy chico la vida de Héctor estuvo marcada por los viajes en automóviles de la marca Torino. Cuando tenía seis años dejó Tucumán para instalarse en Buenos Aires y acompañar a su padre en busca de un mejor futuro.

«Tenía mis tíos que tenían una coupé Torino blanca 75 y un Torino blanco cuatro puertas 69. Yo andaba por todos lados y me acuerdo cuando una vez estábamos por perder el vuelo hacia Buenos Aires y mi tía le dice a mi tío: ‘Acelerá porque van a perder el vuelo’. Entonces sentí todo el poder del motor en la espalda y dije ‘yo quiero tener uno de estos’».

Su pasión por el Torino se fue afianzando con los años. En la década del 80 la familia Argiró se encontraba mirando el campeonato de Rally de Córdoba, donde los autos salían desde una rampa que se encontraba en el Automóvil Club en Buenos Aires. Fue cuando surgió el sueño de Héctor. «‘Papá, ¿cómo van los autos hasta Córdoba’. Éllñitu me dice: ‘por la Panamericana’ y yo le pregunto hasta dónde llegaba, entonces me contesta: ‘Hasta Alaska’. Desde entonces siempre asocié Alaska y Torino en una misma oración».

Los años pasaron y permitieron que Héctor recorriera el país a bordo de una moto Honda Cg Titán 150cc. También le permitió pasar por países como Chile, Paraguay y Bolivia, pero no quedó conforme con su travesía.

Su proyecto se vio postergado, pero hace 10 años comenzó lentamente a ensamblar su sueño. «Compré un 380 y tuve que realizarle una serie de modificaciones», explicó Héctor.

El viaje llegó a convertirse en una obsesión a tal punto que renunció a uno de sus trabajos para realizar el anhelado sueño. «Soy cartógrafo y trabajaba en transportadora Gas del Sur y renuncié para realizar el viaje. También soy profesor en el Instituto Universitario Naval y pedí licencia por un año», sostuvo Héctor.

Así, la travesía comenzó el 24 de noviembre del año pasado cuando salió desde Capital Federal para dirigirse a Córdoba capital para festejar la previa de los 50 años de la marca  que se realizará este año del 15 al 18 de agosto. El encuentro permitió reunir a 412 Torinos y le posibilitó darle difusión al proyecto y reunir sponsors que lo apoyen.

«Estoy viajando solo. La ruta la tengo en la cabeza y tengo algunos lugares fijos donde pasar, pero me voy entregando al camino. Mis ahorros me van a durar entre 2 o 3 meses y hay algunos sponsors que me ayudan como Río Uruguay Seguros», manifestó el viajero.

El cartógrafo subrayó que el objetivo es llegar en siete meses a Alaska y luego, analizará cruzar a Europa para continuar con la travesía. «Tengo que ver si podemos cruzar porque se tienen que dar un montón de factores, pero lo más importante es llegar a Alaska. Seguramente será una linda experiencia que ya estoy disfrutando a pleno», aseguró.

Héctor Argiró realiza un viaje épico en un Torino 380, modelo 1969 ika el coche nacional de Argentina, basado en the1964- 1965 AMC RAMBLER AMERICANO 440 hardtop.

¿Y CÓMO TE PAGÁS LOS GASTOS?

Es una de las preguntas que casi nunca falta. No soy millonario, ni cobré una herencia, ni tengo contratos estratosféricos con empresas que me financian todo. Sí tengo patrocinadores que colaboran con productos o servicios, que ayudan y mucho, a cambio de publicidad, pero lejos están que me costeen el viaje.

El mayor aporte para que siga avanzando lo hacen personas como uno. Que tienen un sueño y no se animan a hacerlo por el momento, y el apoyar a cualquier otro soñador, los hace ser parte. Y que algún día será el suyo cuando se decidan por lo menos a intentarlo. También están las personas que simplemente colaboran porque les gusta lo que hago, más aún si son amantes de los autos y los viajes.

Al momento de apoyarme, lo pueden hacer a través de donaciones o adquiriendo algún producto tanto en el viaje como en Argentina, a través de mi papá. Ofrecemos recuerdos del viaje, para que Balboa pueda cumplir el primer gran objetivo de llegar a Prudhoe Bay, Alaska en el Océano Ártico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *