Gómez: “Río Uruguay Seguros toma a la equidad de género como un compromiso absoluto y transversal a toda la empresa”

Todo Riesgo entrevistó a Belén Gómez, adscripta a Presidencia Ejecutiva de Río Uruguay Seguros (RUS) y coordinadora de la Universidad Corporativa (U-RUS). La ejecutiva dialogó acerca de la situación de las mujeres en el mercado asegurador argentino.

Belén Gómez, adscripta a Presidencia Ejecutiva de Río Uruguay Seguros (RUS) y coordinadora de la Universidad Corporativa (U-RUS)

Desafíos

– ¿Cómo evalúa la situación de las mujeres en el mercado asegurador local y las políticas de diversidad, equidad e inclusión de género que se implementaron hasta ahora? En su opinión, ¿qué falta por hacer?

– En primer lugar, es preciso celebrar el hecho de contar con una descripción actualizada de nuestro mercado desde un enfoque de género. Es decir, sin saber cuántas mujeres configuramos la actividad aseguradora, de qué edades, en qué regiones, en qué tipo de puestos y cuántas productoras asesoras de seguros (PAS) se desempeñan en el mercado, entre otros indicadores, difícilmente se puedan diseñar políticas y estrategias que sean asertivas.

Además, es más fructífera una evolución en sincronía entre desarrollar productos pensando en las necesidades particulares que poseemos las mujeres y, al mismo tiempo, promover una mayor equidad de género en nuestras organizaciones. No resultaría sostenible en el tiempo tener productos en el mercado para mejorar la calidad de vida de las mujeres, pero manteniendo inequidades con las trabajadoras en el seno mismo de las empresas que producen estos seguros.

Creo que en el aspecto interno de nuestras organizaciones aún debemos seguir trabajando, con constancia, culturizando, ya que no se trata de plantear rivalidades sino de materializar y garantizar la concepción de la equidad como igualdad de oportunidades. Y en este sentido, incluso, solemos pensar en términos binarios, hombres y mujeres, cuando tenemos por delante el desafío de accionar a través de un enfoque de diversidad.

Retornando al primer punto, hoy contamos con un estudio de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) que evidencia que sólo el 14% ocupa cargos “jerárquicos” (7% presidentas, 6% vicepresidentas y 24% directoras generales). Sumado a ello, el 40% de los productores hoy son mujeres (sólo 27% de los cargos de comisiones directivas de las entidades representativas de PAS son ocupados por mujeres).

Sin embargo, tenemos aquí otro debate ¿todas las mujeres somos iguales y tenemos las mismas necesidades o propósitos? Cada una de nuestras trabajadoras tiene una vida diferente a contemplar (por citar un ejemplo, ¿nuestras empresas están preparadas para acompañar un proceso de menopausia?). Y, por cierto, ¿todas las compañías persiguen un mismo propósito? Como dice la especialista Begonya Castillo: “Sin propósito no hay vida en una organización. El propósito apunta a quien es en esencia la compañía”. Vale que cada una de nuestras compañías debata internamente estos interrogantes para poder pensar en términos de equidad.

Para cerrar esta pregunta, debo decir que los esfuerzos que resultan asertivos y efectivos no parecen ser los individuales, sino los colectivos. Como lo fue trabajar en el Laboratorio de Innovación Social “Mujeres y Seguros” liderado por la SSN con la participación de siete compañías aseguradoras (entre ellas, RUS) trabajando al unísono para “expandir el mercado mediante la creación y adecuación de productos que respondan a las necesidades específicas de la mujer, como así también el desarrollo de canales más efectivos y convenientes de comercialización”. La temática requiere un esfuerzo conjunto, el camino es colectivo. Recordemos que el origen de nuestra actividad también lo es, una mutualidad de riesgos sobre cimientos de solidaridad y fraternidad/sororidad.

Oportunidad

– ¿En qué sentido la mayor participación de las mujeres en posiciones de liderazgo puede modificar la dinámica de la industria aseguradora?

– El enfoque que pueden aportar las mujeres al mundo de los negocios y, en particular, de los seguros es, sin dudas, enriquecedor. Un reciente estudio de D’Alessandro Irol sobre el universo de PAS arrojó, entre otros resultados, que las mujeres productores ingresaban al mercado laboral desde más jóvenes y tenían un menor nivel de rotación entre las compañías. Dicho de otro modo, si una compañía lograba dar todo el apoyo que necesitaba esa productora, había mayores probabilidades de que la misma mantuviera sus negocios con esa empresa (mayor fidelización).

Como consumidoras, según las estimaciones emitidas por la Corporación Financiera Internacional (IFC), la Aseguradora AXA y la Consultora Accenture, el nivel de oportunidad de mercado anual que representan las mujeres a nivel mundial para el mercado asegurador ascenderá alrededor de 1,5 y 1,7 billones de dólares para 2030. Pero al mismo tiempo, cuando se estudian como consumidoras, las mujeres controlan el 65% del consumo familiar.

Como capital humano, una mayor inclusión de las mujeres en la economía permite ganancias en el PBI entre 2% y 3,5%. Si se eliminara la brecha de género en América Latina, esto provocaría un aumento del 34% del PBI.

El estudio de IBM “Mujeres, liderazgo y la paradoja de la prioridad” de 2019, elaborado por el Institute for Business Value de dicha empresa en cooperación con Oxford Economics, encuestó a directivos y profesionales de 2.300 empresas de todos los sectores y de distintos países de seis regiones del mundo. Llegó a la conclusión de que las empresas que convirtieron en una prioridad de negocio formal el avance de la mujer a posiciones de liderazgo (un 12%) obtienen mayores niveles de rentabilidad, son más innovadoras y cuentan con profesionales más comprometidas/os con el proyecto de la empresa, al mismo tiempo que atraen más talentos.

Compañía

– ¿Qué políticas y protocolos en esta área se llevaron adelante en su compañía? ¿Cuáles se desarrollarán próximamente?

– Aquí compartiría nuestros esfuerzos tanto en el plano interno, con nuestro capital humano, como externo hacia las mujeres como clientas y como fuerza de venta, destacando el asesoramiento de Silvana Mondino, sobre todo en la estrategia interna y, fundamentalmente, expresando que la equidad como valor se encuentra en nuestro ADN cooperativo, compromiso que se va acrecentando públicamente como firmantes del Pacto Global de Naciones, pero también al adherirnos voluntariamente a los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres en 2015.

Concibiendo a las mujeres como clientas, RUS es la primera aseguradora argentina en ofrecer una cobertura de Salud Integral para el género femenino, pensada desde la prevención. De la misma manera, también lanzamos RUS Salud Trans, para brindar a la población transgénero la posibilidad de acceder a mecanismos que garanticen el goce de su salud integral.

Promoviendo la inserción laboral a través de la actividad aseguradora, RUS y la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de Argentina (FAPASA) llevan adelante un programa de becas para que mujeres de todo el país puedan convertirse en productoras.

Hacia la comunidad, cabe destacar el apoyo constante de RUS a deportistas de distintas disciplinas: Cecilia Carranza (vela), La “Gurisa” Dionicius (boxeo), Nadia Cutro (rally), los equipos femeninos de fútbol y vóley y el Primer Mundial Femenino de Polo. Que de manera transversal adoptamos hace varios años una redacción en las piezas comunicacionales sin distinción de género. Y que apoyamos activamente iniciativas como el Foro Ejecutivo de Mujeres en Seguros (FEMS) e integramos el Comité de Equidad de Género de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar).

Internamente, se constituyó un Equipo de Equidad y Diversidad, formado voluntariamente por el personal en el marco de la Estrategia de Sustentabilidad de la Empresa. Desarrolla capacitaciones y diferentes actividades para culturizar sistemática y continuamente sobre la temática.

Ahora bien, sin el involucramiento en primera persona de nuestro presidente ejecutivo, Juan Carlos Lucio Godoy, y de nuestro Consejo de Administración, tomando a la equidad de género como un compromiso absoluto y transversal a toda la empresa, no hubiera sido posible: la extensión de la licencia por paternidad, la incorporación de la licencia para tratamientos de fertilidad, la ampliación de la licencia por adopción, la actualización del Código de Ética en donde se agregó un punto sobre el respeto por el honor y la vida privada de las personas, y una línea gratuita para realizar denuncia por violación al código.

Y para mayor muestra, podemos decir que: desde 2012, la cantidad de mujeres en roles de liderazgo se duplicó; desde 2019, el número de productoras creció un 43%; y hoy, el Comité Ejecutivo de Coordinación, órgano máximo de gobierno de la estructura operativa que lidera Presidencia Ejecutiva, se encuentra conformado por siete mujeres y tres varones.

Fuente: Todo Riesgo.

Comments are closed.